Dominancia Cerebral. Hemisferio Izquierdo / Hemisferio Derecho.

Seguramente en numerosas oportunidades, te habrás topado con la noción de un “pensamiento izquierdo” y un “pensamiento derecho”. Estoy hablando sobre sobre la idea psicológica popularmente difundida de que hay personas que tienen tendencia a usar más su “cerebro izquierdo” y otras tienden a usar más su “cerebro derecho”. Seguramente ya hasta has realizado un test en internet, para que te sea revelado tu grado de dominancia derecha o izquierda.

Por un lado, las personas que utilizan más el lado izquierdo del cerebro o “left-brain thinkers” podrían sentir que tienen sólidas habilidades lógicas y matemáticas. Siempre se ha dicho que estas personas tienden a ser analíticas, y objetivas; y ejercen un control lógico sobre todos los aspectos de su vida. Por otro lado, las personas que usan más el lado derecho del cerebro, o “right-brain thinkers” sienten que sus talentos están más en conseguir el lado creativo de las cosas. Son catalogados como personas que tienden a ser intuitivos y subjetivos; y dejan que su vida fluya sin control guiados por su pasión y creatividad.

split-brain

Tomando en cuenta la popularidad de esta idea de “right-thinkers” contra “left-thinkers”, podría sorprenderte enterarte de que esta idea es sólo uno de los tantos mitos que hay sobre el funcionamiento del cerebro. Y, como ha pasado con la mayoría de los mitos populares, surgió  de observaciones que fueron alteradas y exageradas dramáticamente.  

Vayamos un poco al origen del asunto. Los hemisferios cerebrales están comunicados entre sí por un gran contingente de fibras, el cuerpo calloso, que sirve como un gran puente de enlace que conecta grandes áreas entre ambos hemisferios cerebrales, permitiendo un intercambio de información de manera continua. En 1968, Roger W. Sperry estaba estudiando los efectos de la epilepsia, y descubrió que cortando el cuerpo calloso podía reducir o eliminar la transmisión de las crisis epilépticas de un hemisferio cerebral a otro; disminuyendo así las convulsiones. Los pacientes de Sperry (que ahora tenían el cerebro dividido, sin comunicación entre ambos hemisferios cerebrales), empezaron a tener un problema. Ahora eran incapaces de nombrar los objetos que eran procesados por el hemisferio cerebral derecho. Pero, curiosamente, conservaban su capacidad de nombrar los objetos procesados por el hemisferio cerebral izquierdo. Basado en esta observación, Sperry concluyó que el lenguaje debía ser controlado por el hemisferio cerebral izquierdo. A partir de entonces, y gracias a otros trabajos realizados, se aceptó que el hemisferio cerebral izquierdo estaba a cargo del lenguaje.

sperry

Pero actualmente se sabe que el cerebro no es así de dicotómico. La función de lenguaje es compartida entre ambos hemisferios cerebrales. Por un lado, el hemisferio cerebral izquierdo es responsable de seleccionar las palabras adecuadas y ponerlas en orden; mientras que el hemisferio cerebral derecho pone los matices que le dan acento y entonación al discurso; de manera general. Se ha podido demostrar que algunas habilidades como resolver problemas matemáticos se ven potenciadas cuando ambos hemisferios cerebrales trabajan juntos. Y hoy en día se sabe que los dos hemisferios cerebrales colaboran para llevar  cabo la gran mayoría de las funciones cognitivas, y que  se están comunicando activamente de manera continua a través del cuerpo calloso, para poder lograr ese objetivo.

Ya sea que se te den bien las actividades lógicas, analíticas y objetivas; o que te decantes más por lo intuitivo, artístico y subjetivo; en todas las tareas que haces, hay una importante colaboración de ambos hemisferios cerebrales; porque comparten gran parte de las herramientas que se necesitan para llevar a cabo una determinada función.

Dicho de otra forma… No debemos pensar que nuestro hemisferio derecho es un vago que se encarga de estropearle las tareas lógicas a su hermano izquierdo. Tampoco es cierto que el hemisferio cerebral izquierdo deba ser considerado el intelectual cuadriculado que viene a arruinarle la diversión a su creativo y artístico hermano derecho.

einstein

La noción psicológica popular de un “cerebro derecho” y un “cerebro izquierdo”  no refleja la íntima e intricada relación de trabajo entre ambos hemisferios cerebrales.

 

 

 

Advertisements